domingo, 3 de noviembre de 2013

La diversidad -2




Francisco Fortunato Martín, Primer Premio Villa de Caudete 2013
Como consecuencia de los cambios descritos en el anterior post, y en virtud de la positiva valoración con que suele acogerse en la práctica artística cualquier tipo de cambio, toda novedad, a menudo directamente proporcional a la radicalidad propuesta y al componente transgresor de la misma, se ha puesto en marcha todo un amplio abanico de nuevas formas del quehacer artístico, con resultados muy variados y a menudo divergentes, especialmente al estar exentos de condicionamientos formales y liberados de ciertas limitaciones técnicas como la no disponibilidad de ciertos productos, tal como ya se había apuntado.
Es justo decir también que no se trata de actitudes mayoritarias, puesto que la inquietud y osadía necesaria para oponerse a los hábitos adquiridos por simple inercia, siempre han sido más propia de las minorías.
Pero como ocurre con cualquier otro movimiento social, los pioneros influyen inicialmente en los que tienen a su alrededor, éstos en otros, de modo que la red va ampliándose de forma progresiva hasta que sus efectos ya resultan patentes a primera vista, por ejemplo cuando se contempla una muestra colectiva de acuarelas. En mi opinión esto ya está ocurriendo en la actualidad en la mayoría de exposiciones de este tipo.
Los cambios que se detectan giran habitualmente alrededor de diversos factores:
En primer lugar por el propio estilo cultivado, que de forma creciente ha ido abandonando las formas iniciales basadas en una figuración realista, realizada con mayor o menor pericia, siendo sustituidas por otros lenguajes como puedan ser el impresionismo, el expresionismo, la abstracción, minimalismo, hiperrealismo, así como reinterpretaciones neoimpresionistas, neoexpresionistas y todas las formas intermedias a que puedan dar lugar, como por ejemplo el expresionismo abstracto...
 José Frco. Rams
Anet Duncan
 
 Kolo

  Rosa Permanyer
En segundo lugar, por el formato utilizado, el simple tamaño, que a menudo huye de los que son más tradicionales, generalmente basados en las dimensiones universales y en las proporciones áureas. Por ello se ha incrementado la utilización de formatos cuadrados, verticales, apaisadas o incluso muy apaisadas, por sí mismas capaces de llamar la atención, con independencia de su contenido.
 Ángel Asensio

Un tercer factor puede considerarse el propio soporte, que a menudo ya es distinto al papel clásicamente utilizado. De este modo, se han utilizado superficies incluso metálicas, como el aluminio, sometidas a tratamientos específicos previos, así como los tableros de madera al que se añade una capa de imprimación con sustancias apropiadas tipo gessos específicos, o bien otras superficies montadas sobre bastidores cubiertos con los médiums adecuados, a los que cabría añadir también cierta variedad de tejidos absorbentes, entre los que destaca la seda, que ha sido muy utilizada.

Teresa Jordà Vitó (Obra sobre terciopelo de seda, fragmento) 

También los diversos aditivos que pueden añadirse a los pigmentos, con diversos objetivos, son otra forma de aportar novedades técnicas. En general, el efecto más pretendido suele ser modificar el tiempo de secado, generalmente retardantes, también aceleradores, si bien esto último puede obtenerse con simples métodos físicos, como un humilde secador de aire caliente. Sin embargo, de forma cada vez más frecuente, lo que se busca es generar la aparición de texturas, tipo goteado, lineares, precipitados, etc. Numerosos líquidos se usan con tales motivos.
Pablo Reviriego 
Muy próximas a dichos aditivos se encuentran las denominadas máscaras líquidas, que algunos utilizan con el fin de lograr reservas puntuales, en forma de goteados simples, o bien con formas lineares que son previamente dibujadas con el pincel cargado con dicha sustancia, que es impermeabilizante y que después se retira fácilmente con el simple frotado manual. En este aspecto conviene apuntar la posibilidad de utilizarlas en fases sucesivas. Por lo general, siempre que pensamos en este recurso lo imaginamos aplicado sobre la superficie del papel en blanco, para reservar zonas claras circunscritas que pueden después rellenarse con detalles en su interior. Pero también puede utilizarse aplicándolo sobre zonas que ya han sido previamente pintadas, de tal modo que si se usa este sistema de modo inteligente pueden conseguirse unos resultados sumamente interesantes.
Si lo que se pretende son reservas más amplias las podemos obtener con todo una amplia variedad de plantillas, tantas como las que se nos puedan ocurrir, fijadas con cinta adhesiva, así como con las propias cintas, de las que existen diversas anchuras, siempre que tengan la virtualidad de respetar el papel subyacente, para poder ser pintadas posteriormente.
Ángel Asensio
Otras modificaciones son las que conciernen a las actuaciones sobre el soporte, de las que también existe una amplia variedad. En un primer momento se utilizaron los papeles con distintos gramajes y tramas, posteriormente se asociaron a otros papeles que se encolaban al soporte principal, tal como se utilizaba ampliamente con las pinturas matéricas, con la denominación de collages. Pero después, siguiendo también el modelo de las otras formas de pintura, se añadieron toda una variedad de agresiones sobre el papel, expresadas en forma de rascados, plicaturas de distinto género, rasgados de la propia superficie, suturas entre diferentes papeles, etc…
Teresa Jordà Vitó (8 visions sobre un mateix lloc)

Combinando en distintas proporciones todo este arsenal de posibilidades, con todas las que a cada uno se le puedan ocurrir, se genera una inagotable variedad de resultados, con lo cual se puede alcanzar un lenguaje personal bastante propio. Que, como todos sabemos por experiencia, siempre es uno de los objetivos más deseados por cualquier artista novel, independientemente del género cultivado.
***
Una vez manifestada nuestra actitud abierta hacia la variedad, así como hacia la promoción de la misma en los ámbitos pertinentes, nuestras agrupaciones, conviene pensar también si no deberían  existir algunos límites durante la expresión de tal diversidad. ¿Puede ser conveniente algún tipo de límite?
De ello se ocupará el próximo post, limitaciones a la diversidad.

2 comentarios:

  1. Interesantes y muy buenos trabajos tanto en esta entrada como en la anterior. Te felicito por publicarlas

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Celebro que consideres de interés estas simples opiniones o reflexiones que me permito publicar. Intento hacerlo con objetividad, aunque nunca son análisis en profundidad ya no es mi especialidad ni mi dedicación. Gracias, Mª Antonia. Valiente tu acuarela de la AAC.

      Eliminar